Arenatzarte

 
Obra de los hermanos Roscubas: Tótems, defensas y porteros

Pero la propuesta más figurativa y colorida de las que el Ayuntamiento de Güeñes está incorporando a la colección permanente de este parque de esculturas al aire libre es sin lugar a dudas la obra de los hermanos Roscubas, Vicente y Fernando.

Se trata de cinco figuras simbolizadas por cabezas totémicas de casi tres metros y medio de altura cada una, de fibra de vidrio, acabadas en resina de poliéster con pintura sintética de gran resistencia al exterior.

Nada más verlas nos encontraremos con cinco rostros humanos de exageradas proporciones cuyo carácter figurativo representa a modo de simbolismo el aspecto orgánico y vivo del parque. Por lo que bien se puede hacer una lectura de estas cinco cabezas como cinco guardianes del parque. De ahí el nombre de las esculturas, “Tótems, defensas y porteros”.

Estos cinco guardianes parten de una obra más significativa y completa de tótems de madera que iniciaron estos hermanos gemelos de Bilbao hace más de una década. Bajo el título inicial de esta serie de tótems, “Los aliados deben ir en armonía”, los Roscubas cuentan ya con más de 50 figuras compuestas de madera y láminas que se comercializan a través de dos galerías, una situada en Madrid y otra en San Francisco. Desde estas dos galerías han distribuido a lugares tan remotos como Beirut, Alemania, Nueva York, Méjico o Rusia.

Las piezas iniciales han ido experimentando una evolución. El punto de partida eran guerreros que formaban un pequeño ejército. En cambio los tótems que han llegado hasta Güeñes se han transformado en guardianes y protectores de este parque de las esculturas.