Arenatzarte

 

En el mes de julio de 2009 se ha puesto en marcha la segunda exposición temporal “Natura eta oreka / Naturaleza y equilibro” que ha creado el escultor Mikel Lertxundi expresamente para estas instalaciones.

Presentación exposición

La exposición “Natura eta oreka / Naturaleza y equilibrio” pretende dar a conocer, mediante una selección de esculturas, importantes y significativos trazos de aquellos valores y conceptos que el escultor vizcaíno Mikel Lertxundi ha venido investigando y desarrollando durante más de tres décadas de andadura artística. La muestra proyectada posee una importante carga de vocación didáctica que encaja a la perfección con el espíritu didáctico-dinamizador con el que se creó a finales de 2007 el Parque de Esculturas de Güeñes.

El escenario de la exposición, el parque ARENATZarte, que ya, sin más intervención, es un lugar de gran belleza por su alto valor botánico-estético, proporciona un marco excepcional a la obra de Lertxundi y ésta, a su vez, da vida al espacio natural que es el parque.

Escultura Mikel Lertxundi

Con esta nueva exposición se ha buscado que lugar y obra se potencien y se complementen entre sí, para lograr una simbiosis capaz de aportar una imagen ejemplar de comunión entre arte y naturaleza, donde la armonía y el equilibrio salten a la vista.

La exposición “Natura eta oreka/ Naturaleza y equilibrio” tiene un importante y notable antecedente en la muestra que Mikel Lertxundi realizó en el 2006, bajo el titulo “Orekaren bila/ En busca del equilibrio”, en el Monasterio de Zenarruza.

Descripción de la exposición

La exposición “Natura eta oreka / Naturaleza y equilibrio”, ha traído al Parque de esculturas de Güeñes un conjunto de esculturas realizadas para el lugar. La muestra ha sido diseñada tras haber observado y estudiado los diferentes rincones del parque que mejor se prestan a una intervención. A una intervención, que se pretende que sea sobretodo integrable, es decir, donde espacio y esculturas puedan dar lo mejor de cada cual.

La muestra se compone de una exposición exterior y una interior que la complementa.

Escultura Mikel Lertxundi

La mayoría de las esculturas que se exponen en el exterior han sido realizadas partiendo, porque así lo ha querido Mikel Lertxundi, de diferentes ideas que de alguna manera vienen a mostrar los pasos y hallazgos de esa búsqueda en la que el escultor lleva inmerso todos estos años y que consiste en la búsqueda del equilibrio.

La muestra exterior está compuesta por seis esculturas o conjuntos escultóricos de gran formato, realizadas todas con los materiales característicos en la escultura de Lertxundi: la piedra, la madera y el hierro.

Todas estas esculturas son una fiel representación de la forma particular que el artista tiene de ver el Mundo y de interpretar la Naturaleza de la que se siente parte y de alguna manera portavoz o transmisor de sus valores.

La Naturaleza es el observatorio idóneo, el mejor guía y el mejor ejemplo a seguir. En ese observar y sentir la Naturaleza es donde se soporta fundamentalmente el proceso creativo de este artista. Y fruto de ese proceso son sus obras realizadas a partir de unir tres materiales bien diferentes, la piedra, la madera y el hierro. Pero sin embargo, tan fundamentales y básicos que componen la Tierra, ese espacio que habitamos.

Esculturas de Mikel Lertxundi

En la escultórica de Lertxundi los tres materiales cuidan unas determinadas formas y posiciones que, manteniendo identidades y cualidades particulares, hablan sobre todo de unión, armonía y complementariedad.

Las esculturas de la muestra pertenecen a diferentes series del proceso creativo y de investigación que el escultor ha ido desarrollando en su constante búsqueda del equilibrio. Persiguen una estética de formas mínimas para aportar el máximo de sugerencias y reflexión.

Los elementos espaciales agua, aire y fuego tienen un peso importante en la escultórica de Lertxundi. En su exploración y búsqueda del equilibrio ha observado el escenario que es la Naturaleza; el escenario que la piedra, la madera y el hierro, en una palabra, la Tierra, proporciona al agua, al aire y al fuego. Y ha visto que el aire envuelve el amplio espacio de la Tierra y que el agua y el fuego ocupan su lugar en el interior y exterior de la Tierra. Y lo más importante, que los tres resultan propulsores básicos en el mantenimiento y proceso renovador de la Tierra.

A partir de ahí y de su puesta en interrelación con los materiales piedra, madera y hierro, ha aportado movimiento, sonoridad, magia y misterio a la poesía escultórica que quiere dedicar a la Naturaleza. Puede decirse que los elementos sugieren espiritualidad y que muestran el lado más inmaterial que acompaña al material.

Escultura Mikel Lertxundi

El resultado final es un conjunto escultórico participativo, que invitan a tocar y recorrer visualmente y corpóreamente las esculturas.

Junto a estas esculturas de gran formato el visitante podrá contemplar otras diecisiete obras de tamaño medio y pequeño en la sala de exposiciones del parque ARENATZarte. En esta muestra que sigue la línea de la muestra instalada en el exterior, esculturas, dibujos, y alguna fotografía, muestran también el proceso creativo del artista aportando, si cabe, otra dimensión espacial.