Medio ambiente

Imagen de una depuradora 

El agua es un bien escaso que no se aprecia lo suficiente. Gran parte del agua de nuestro planeta, alrededor de un 98%, corresponde a agua salada que se encuentra en mares y océanos. Respecto al agua dulce, el 69% de la que poseemos procede de la atrapada en glaciares y nieves eternas, un 30% está constituido por aguas subterráneas y una cantidad no superior al 0,7% se encuentra en forma de ríos y lagos. Sólo un 0,01% del agua que contiene nuestro planeta se encuentra disponible para la población.

Además, en el mundo se calcula que mil quinientos millones de habitantes no tienen acceso a agua potable. Por otro lado, el proceso de potabilización del agua es un proceso caro por lo que no hay que mal gastar este bien escaso.

Objetivos

  • Programa de mejora de la red de abasteciemento:
  • Revisar el estado de la red municipal de abastecimiento.
  • Renovar la red municipal de abastecimiento.
  • Controlar y/o reducir el consumo municipal de agua.
  • Elaborar un plan de gestión de olores de la E.D.A.R.

Programa de vigilancia de la calidad de las aguas de los ríos y arroyos:

  • Controlar periódicamente la calidad de las aguas de los ríos y arroyos.
  • Prgrama de sensibilización ciudadana
  • Realizar campañas de sensibilización.

Lo que está en tu mano...
 
Eliminando las pérdidas de agua aumentamos la cantidad de agua potable disponible, no sólo para nosotros, sino también para los animales acuáticos que viven en los ríos y embalses de donde los extraemos. Además, evitar fugas y despilfarros repercute directamente en el coste de la factura del agua.

Buenas Prácticas

Cerrar bien los grifos contribuye de forma importante al ahorro de agua.

Repara los grifos que gotean. Un grifo goteando durante una hora deja escapar aproximadamente un litro de agua. En un año, la cantidad desperdiciada sería de más de 8.000 litros.

Emplea la lavadora y lavavajillas a plena carga, en frío y con poco jabón.

Elige la ducha frente al baño, supone un ahorro de más de 100 litros de agua.

Compra artículos de limpieza con etiquetas que indiquen que no contienen productos tóxicos o peligrosos para el medio ambiente.